Casa Mahas - cargando


SEPTIEMBRE 2021

blog, casa mahas, SEPTIEMBRE, 2021


Raíces

La palabra raíz tiene muchas connotaciones, pero hay una definición que en particular me gusta mucho y se lee como sigue: “Parte oculta de una cosa y de la cual procede la parte visible o manifiesta.” Me gusta porque esta definición incluye casi todas sus connotaciones. Se puede referir a la raíz de los vegetales, de un problema, de un diente, de una familia y de una cultura. Las raíces son esa parte oculta, la que no se ve pero que da vida y procedencia a lo que sí vemos.

En la humanidad existen una gran variedad de culturas y éstas a su vez tienen muy diversas raíces, sin embargo al final, todos somos hijos de la Tierra.

Cada raíz viene de algún lugar diferente, las hay en desiertos, en ríos o en selvas, en lugares con mucha agua o muy poca, en las altas montañas o cerca de los mares. La cultura honra a sus raíces y aunque podría parecer que eso nos divide y separa, en realidad puede unirnos si vemos que, sin importar lo diferentes que estas parezcan en el exterior por sus particulares ritos y costumbres, en el fondo todas comparten una misma necesidad de pertenencia, de sentido del cuidado, de crecimiento y de honor.

Lo mismo ocurre en un nivel familiar. Se establecen tradiciones y principios que se pretenden conservar de generación en generación. Es muy común que en nuestra educación y vida familiar, se escuche decir a nuestros padres frases tales como: “Esto le encantaba al abuelo” o “como decía mi mamá…” o “Esta es la receta de la bisabuela” o “Hasta ahora entiendo porqué mi papá decía o hacía tal cosa…”. En el fondo se trata de un sentido de pertenencia, de orgullo por formar parte y de que dicha sabiduría continúe en el clan.

Sin embargo, no todo lo que se perpetúa es sano ni debe permanecer para siempre únicamente porque así se haya hecho por siglos o milenios. Hay costumbres que han sobajado a las mujeres y lastimado a los hombres y que por conservar las raíces no se han modificado. Siento que actualmente, gracias a un despertar de la consciencia, a la globalización y apertura de ideologías, se ha realizado un intercambio de culturas que se integran unas con otras. Esto ha favorecido el cuestionamiento y modificación de creencias que en otros tiempos hubiera sido impensable.

Hoy, creo que es tiempo de honrar nuestras raíces, pero también de cuestionarnos ¿qué parte de ellas nos engrandece y qué parte no; y en consecuencia llevar a cabo los cambios necesarios para que las futuras generaciones vivan cada vez más sanamente en armonía, paz y amor. ¿Tú qué piensas?

Ana María Cepeda
Consultora Humano Puente, Terapeuta Floral, Homeópata y Reikista.
Facilitador(a) en Casa Mahas