Casa Mahas - cargando


NOVIEMBRE 2021

blog, casa mahas, NOVIEMBRE, 2021


Reconocer

La vida nos permite conocer. El conocimiento se puede adquirir con base en las experiencias que tenemos en el tránsito de la vida. Normalmente, con mayor edad tenemos mayor conocimiento gracias a la gran cantidad de vivencias que podemos acumular. Sin embargo, reconocer es tener la oportunidad de volver a conocer al menos por una segunda vez. De esta manera la sabiduría aumenta en su riqueza. Otra bondad que presenta la cualidad de reconocer es que nos permite ver personas, situaciones y cualidades que en algún momento habíamos pasado por alto y de esta forma lo hacemos consciente; las reconocemos.

Así… hoy elijo reconocer:

Reconozco mi existencia pues muchas veces la doy por hecha.

Reconozco mi Ser que día a día va cambiando.

Reconozco mis límites que yo misma me impongo.

Reconozco mi capacidad de ir más allá de lo que creía.

Reconozco mis habilidades que voy desarrollando con la repetición y los años.

Reconozco a mis padres que me dieron la vida.

Reconozco a mis ancestros que se hacen presentes a través mío.

Reconozco al mar que tiene todos los minerales que me componen.

Reconozco al sol que me da luz y energía.

Reconozco a la tierra que me alimenta.

Reconozco al viento que me permite respirar.

Reconozco a la luna que regula mis mareas internas.

Reconozco a las flores que embellecen mi vida.

Reconozco a mis hijos que me enseñan el verdadero amor.

Reconozco a mi cuerpo que me permite disfrutar de esta vida.

Reconozco a mi mente que me permite interpretar símbolos.

Reconozco mis emociones que me dan el privilegio de sentir.

Reconozco mi espiritualidad que me conecta con el todo y la nada.

Reconozco a todos aquellos que me han servido de espejo para saber quién soy.

Reconozco los momentos que me han llevado a la más profunda oscuridad y ver mi sombra.

Reconozco igualmente los momentos más bellos y plenos de mi existir que me han permitido brillar.

Reconozco que soy movimiento, cambio y transformación constante.

Reconozco que soy amor y que desde el amor también somos.

Reconozco que me falta mucho camino, pero reconozco también, lo mucho que he caminado.