Casa Mahas - cargando


MARZO 2021

blog, casa mahas, MARZO, 2021


8M - Mes de energía femenina

Marzo es un mes que viene impregnado de energía femenina, no solo con la llegada de la primavera pero también con la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Día que nos invita a la reflexión sobre los logros que ha tenido la lucha de equidad en derechos pero que también nos obliga a contemplar, reclamar y exigir lo que falta por lograr.

Como feminista y mujer espiritual el 8M marca un día muy importante en el año para mi.

Es un día que viene impregnado con la energía, el anhelo, el ímpetu, las ganas, el deseo de crear un cambio, de comerte al mundo, de ocupar espacio y ser vista del arquetipo de la Doncella.

La Doncella es un personaje que vemos reflejado en el cielo antes de la luna llena y cuya energía nos acompaña en nuestro cuerpo en la fase preovulatoria o folicular. Es este renacer de tu energía después de la llegada de la menstruación. Es un momento en tu ciclo lunar en el que te levantas y vas por el mundo. Tienes ganas de crear, de vivir, estás llena de entusiasmo y de autenticidad. De un profundo deseo de vivir libre, autónoma, sin responderle a nadie. Es la misma energía que vemos cuando salen los retoños después del invierno.

Si alguna vez has ido a alguna marcha de 8M, esta es la energía que se siente. Un grupo de mujeres gritando, cantando, llorando, anhelando, buscando, soñando con un mundo diferente. Un mundo en el que sean, seamos, libres de crear desde nuestra autenticidad. Todas lideradas y guiadas bajo el manto de conocimiento de las mujeres sabias que antes de ellas han marchado, gritado, anhelado y han luchado por aquello que muchas de nosotras, da por hecho.

La lucha feminista es la lucha por reivindicar a los arquetipos de la mujer. De la Triple de Diosa. De tu ciclo lunar. Es tener la libertad de ser estos personajes durante nuestra vida y nuestro ciclo, sin que la autenticidad de cada uno de ellos sea cuestionado o despreciado. Es un llamado a la hermandad, a la sororidad, al amor que tenemos por cada una de nosotras. Es un reclamo por el dolor que hemos experimentado de manera colectiva a lo largo de los años.

Es una invitación al empoderamiento de la energía sabia y ancestral que corre en cada una de nosotras.

Y empieza, con una doncella que tiene la loca idea de que ella, sus hermanas y sus voces pueden cambiar la realidad que les rodea. Nos queremos vivas, nos queremos libres, nos queremos despiertas, nos queremos empoderadas.